" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."





jueves, 31 de enero de 2008

Creer...




William Blake decía en uno de sus textos: "Todo aquello que hoy es una realidad, antes no era más que parte de un sueño imposible". Y por ello tenemos hoy el avión, los vuelos espaciales, el ordenador con el que en este momento escribo esta columna, etcétera. En la famosa obra maestra de Lewis Carroll, Alicia a través del espejo, hay un diálogo entre el personaje principal y la reina, que acaba de contar algo extraordinario.

–No puedo creerlo –dice Alicia.
–¿No puedes? –repite la reina con un aire triste–. Inténtalo de nuevo: respira hondo, cierra los ojos, y cree.

Alicia se ríe:
–No sirve de nada intentarlo. Sólo los tontos piensan que las cosas imposibles pueden suceder.
–Creo que lo que te falta es un poco de práctica –responde la reina–. Cuando yo tenía tu edad, practicaba media hora al día por lo menos: inmediatamente después del café de la mañana, hacía lo posible por imaginar cinco o seis cosas increíbles que pudieran cruzarse en mi camino, y hoy veo que la mayoría de las cosas que imaginé se han hecho realidad. Gracias a ello, he llegado hasta a ser reina.
La vida nos pide constantemente que creamos. Creer que un milagro puede suceder en cualquier momento es necesario para nuestra alegría, pero también para nuestra protección, o simplemente para justificar nuestra existencia. En el mundo de hoy, muchos consideran que es imposible acabar con la miseria, tener una sociedad justa, disminuir la tensión religiosa que parece crecer día tras día.
La mayoría de la gente evita la lucha esgrimiendo los más diversos pretextos: conformismo, madurez, sentido del ridículo, sensación de impotencia. Vemos la injusticia a nuestro alrededor, y nos quedamos callados. "No voy a meterme porque sí en una disputa", es la excusa.
Esta es una actitud cobarde. Quien recorre un camino espiritual lleva consigo un código de honor que hay que cumplir; la voz que clama contra lo que está mal siempre es oída por Dios. Sin embargo, de vez en cuando oímos el siguiente comentario: "Vivo creyendo en sueños, muchas veces intento combatir la injusticia, pero siempre acabo llevándome una decepción".

Un guerrero de la luz sabe que merece la pena librar algunas batallas imposibles, y por eso no teme a las decepciones, ya que conoce el poder de su espada y la fuerza de su amor. Rechaza con vehemencia a aquellos que son incapaces de tomar decisiones y que siempre quieren cargar a los demás con la responsabilidad de todo lo que de ruin tiene el mundo. Si él no lucha contra lo que está mal, aunque parezca estar más allá de sus fuerzas, jamás encontrará el buen camino.

Mi editor iraní, Arash Hejasi, me envió una vez un texto que decía:

"Hoy me ha pillado un gran chaparrón mientras iba caminando por la calle. Afortunadamente, tenía el paraguas y el impermeable, pero estaban en el coche, que estaba bastante lejos. Mientras corría para recogerlos, pensaba qué extraña señal estaba recibiendo de Dios: tenemos siempre los recursos necesarios para enfrentarnos a las tempestades que la vida nos depara, pero en la mayoría de las ocasiones estos recursos están encerrados en el fondo de nuestro corazón, y eso hace que perdamos un tiempo precioso buscándolos. Cuando por fin los encontramos, ya hemos sido derrotados por la adversidad."
Estemos, por lo tanto, siempre preparados: en caso contrario, perderemos la oportunidad o perderemos la batalla.
Paulo Coelho

lunes, 28 de enero de 2008

you´ll see - Verás

Antes de irme unos días de vacaciones, encontré este video de Madonna, una bella canción, pero más bella aún la letra. Ojalá puedan apreciarla.




Tú piensas que yo no podré vivir sin tí
Tú piensas no podrá sobrevivir
Que nada me queda, si no estás junto a mí
Verás que no es así

Tú piensas que jamás seré feliz sin tí
Que destruiste al fin mi corazón
Que no voy a descubrir la forma de volver atrás
Sin tí, yo sé que sí

Ya lo verás
No necesito a nadie más
Podré resistir
Voy a poder seguir
Lo haré por mí
Será mi gloria personal
Nadie, ni tú, me la podrá quitar
Verás

Acepta la verdad, no lloraré por tí
Yo sé que así será, podré salir
Voy a saltar sin red, y no voy a caer
Será mejor sin tí

Verás

jueves, 17 de enero de 2008

El mapa no es el territorio



"No importa lo que es, importa lo que ves".
Sergio Pascual


Esta frase " el mapa no es el territorio" fue acuñada por Alfred Korzybsky (Science and Sanity, 1933), usada por él como metáfora para explicar como el lenguaje constituye un mapa usado por las personas para representar la realidad que perciben.
La realidad pasa por diversos filtros antes de ser percibida por nosotros, lo cual impide que percibamos íntegramente lo que es la realidad. Bandler y Grinder (La Estructura de la Magia) dividen estos filtros en limitantes neurológicos, sociales e individuales.
Todos vivimos en el mismo mundo, y hacemos modelos distintos de él (mapas). El hacer distintos modelos del mismo mundo (mapas) nos hace proclives a entrar en conflicto. No actuamos directamente sobre lo que acostumbramos a denominar la realidad, sino sobre una representación de ella, que es nuestro mapa personal.Todos nos valemos de mapas personales para poder interpretar la realidad. Los puntos más importantes de nuestros mapas son las creencias y los valores que le dan sentido a nuestras vidas y pueden hacernos "chocar" con los otros. Los valores definen lo que es importante para nosotros; el "choque" se produce cuando creemos que lo que es importante para nosotros debe ser importante para los otros. Cada persona es diferente por lo tanto cada mapa de la realidad difiere del mapa del otro. Muchos conflictos surgen porque partimos del principio de que el otro posee las mismas referencias que nosotros, usa los mismos itinerarios de pensamiento y debe saber lo queremos decir. La construcción del recuerdo, la estructura de la experiencia se basan en nuestra elección de las informaciones que consideramos útiles o pertinentes en función del objetivo o acción en curso. Cuando nos comunicamos con los demás, por lo general no tenemos en cuenta esta selección de información, tan aferrados como estamos a la creencia de actuar sobre la misma realidad que el otro, esto es fuente de incomprensión y malentendidos.




"Nos movemos en el mundo de los mapas, de las representaciones. Cada cual posee "su" modelo del mundo dentro de su acotada interpertación de la realidad. No somos dueños de "la verdad", tan solo percibimos el mundo desde nuestra mirada".

Sergio Pascual






"Somos los dueños de nuestro mapa y de la forma como nos relacionamos con él. Esto posibilita que en nuestra vida diaria podamos tener otro tipo de percepción de las cosas menos dolorosa".

"Desde el momento en que el mapa no corresponde exactamente a la realidad y es nuestro propio mapa el que nos hace sufrir o gozar, podemos decidir construirlo de otra forma con el fin de que sea más productivo".
"La objetividad no consiste en des­cribir lo que vemos sino en precisar qué clase de lentes llevábamos en el momento de la observación".

Catherine Cudicio




viernes, 11 de enero de 2008

MANUAL PARA SUBIR MONTAÑAS


A] Escoge la montaña que deseas subir:

No te dejes llevar por los comentarios de los demás, que dicen “ésa es más bonita”, o “aquélla es más fácil”. Vas a gastar mucha energía y entusiasmo en alcanzar tu objetivo, y por lo tanto eres tú el único responsable y debes estar seguro de lo que estás haciendo.




B] Sabe cómo llegar frente a ella:

Muchas veces, vemos la montaña de lejos, hermosa, interesante, llena de desafíos. Pero cuando intentamos acercarnos, ¿qué ocurre? Que está rodeada de carreteras, que entre tú y tu meta se interponen bosques, que lo que parece claro en el mapa es difícil en la vida real. Por ello, intenta todos los caminos, todas las sendas, hasta que por fin un día te encuentres frente a la cima que pretendes alcanzar.



C] Aprende de quien ya caminó por allí:


Por más que te consideres único, siempre habrá alguien que tuvo el mismo sueño antes que tú, y dejó marcas que te pueden facilitar el recorrido; lugares donde colocar la cuerda, picadas, ramas quebradas para facilitar la marcha. La caminata es tuya, la responsabilidad también, pero no olvides que la experiencia ajena ayuda mucho.




D] Los peligros, vistos de cerca, se pueden controlar:

Cuando empieces a subir la montaña de tus sueños, presta atención a lo que te rodea. Hay despeñaderos, claro. Hay hendiduras casi imperceptibles. Hay piedras tan pulidas por las tormentas que se vuelven resbaladizas como el hielo. Pero si sabes dónde pones el pie, te darás cuenta de los peligros y sabrás evitarlos.





E] El paisaje cambia, así que aprovéchalo:

Claro que hay que tener un objetivo en mente: llegar a lo alto. Pero a medida que se va subiendo, se pueden ver más cosas, y no cuesta nada detenerse de vez en cuando y disfrutar un poco del panorama alrededor. A cada metro conquistado, puedes ver un poco más lejos; aprovecha eso para descubrir cosas de las que hasta ahora no te habías dado cuenta.




F] Respeta tu cuerpo:

Sólo consigue subir una montaña aquél que presta a su cuerpo la atención que merece. Tú tienes todo el tiempo que te da la vida, así que, al caminar, no te exijas más de lo que puedas dar. Si vas demasiado deprisa, te cansarás y abandonarás a la mitad. Si lo haces demasiado despacio, caerá la noche y estarás perdido. Aprovecha el paisaje, disfruta del agua fresca de los manantiales y de los frutos que la naturaleza generosamente te ofrece, pero sigue caminando.




G] Respeta tu alma:

No te repitas todo el rato “voy a conseguirlo.” Tu alma ya lo sabe. Lo que ella necesita es usar la larga caminata para poder crecer, extenderse por el horizonte, alcanzar el cielo. De nada sirve una obsesión para la búsqueda de un objetivo, y además termina por echar a perder el placer de la escalada. Pero atención: tampoco te repitas “es más difícil de lo que pensaba”, pues eso te hará perder la fuerza interior.




H] Prepárate para caminar un kilómetro más:

El recorrido hasta la cima de la montaña es siempre mayor de lo que pensabas. No te engañes, ha de llegar el momento en que aquello que parecía cercano está aún muy lejos. Pero como estás dispuesto a llegar hasta allí, eso no ha de ser un problema.




I] Alégrate cuando llegues a la cumbre:

Llora, bate palmas, grita a los cuatro vientos que lo has conseguido, deja que el viento allá en lo alto (porque allá en la cima siempre hace viento) purifique tu mente, refresca tus pies sudados y cansados, abre los ojos, limpia el polvo de tu corazón. Piensa que lo que antes era apenas un sueño, una visión lejana, es ahora parte de tu vida. Lo conseguiste.




J] Haz una promesa:

Aprovecha que has descubierto una fuerza que ni siquiera conocías, y dite a ti mismo que a partir de ahora, y durante el resto de tus días, la vas a utilizar. Y, si es posible, promete también descubrir otra montaña, y parte en una nueva aventura.




L] Cuenta tu historia:

Sí, cuenta tu historia. Ofrece tu ejemplo. Di a todos que es posible, y así otras personas sentirán el valor para enfrentarse a sus propias montañas.

Paulo Coelho; Como el río que fluye.-


Un amigo me dijo: " Todo se puede, lo importante creo que es estar orgulloso de uno mismo y no traicionarse nunca. Creo en todas las "idioteces" como honor, justicia, responsabilidad..."
Y te digo; yo tambien creo en esas que decís "idioteces", porque son mi dirección, marcan mi pulso cada día.
Gracias Javier,por tus palabras. Estoy segura que todo lo que te propongas lo vas a conseguir. Permitite querer ser lo que deseas ser y seguí tu camino sin buscar opiniones, el dueño de tu vida sos vos.

lunes, 7 de enero de 2008

Permanecer abiertos al amor




Sería una irresponsabilidad definirlo, porque, como todos los demás seres humanos, yo sólo he conseguido sentirlo.

Se escriben millares de libros, se representan obras teatrales, se producen películas, se componen poemas, se tallan esculturas en madera o en mármol y, aun así, lo único que puede transmitir el artista es la idea de un sentimiento... no el sentimiento en sí.

Ese sentimiento está presente en las pequeñas cosas y se manifiesta en la más insignificante de las actitudes que adoptamos, por lo que es necesario tener siempre presente el amor cuando actuamos o dejamos de hacerlo.

Tomar el teléfono y decir la palabra cariñosa que aplazamos. Abrir la puerta y dejar entrar a quien necesita nuestra ayuda. Tomar la decisión que estabamos dejando para más adelante. Pedir perdón por un error que cometimos.Exigir un derecho que tenemos. No seguir ninguna receta... porque el amor necesita creatividad.




Cuando nada de eso sea posible, cuando lo que queda es sólo soledad, entonces vale recordar una historia:



Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas,
pero ninguna acudía a posarse en sus pétalos.
Sin embargo, la flor seguía soñando: durante sus largas noches, imaginaba un
cielo en el que volaban muchas abejas, que acudían, cariñosas, a besarla. De ese
modo, conseguía resistir hasta el próximo día, cuando volvía a abrirse con la luz
del sol.


Una noche, al enterarse de la soledad de la rosa, la luna preguntó:


- ¿ No estás cansada de esperar?


- Tal vez, pero necesito seguir luchando.


_ ¿ Por qué?


- Porque, si no me abro, me muero.







En los momentos en que la soledad parece menoscabar toda la belleza, la única forma de resistir es seguir abierto.



Paulo Coelho

viernes, 4 de enero de 2008

Historias a la deriva cumple un año !!

El 4 de enero de 2007 escribía:








"... Del mismo modo que los sueños se cumplen cuando menos lo esperamos, hallarás inopinadamente las respuestas a las preguntas que te haces.
Deja que tu intuición construya un sendero de sabiduría, y que la esperanza borre tus temores..."






Este blog cumple un año de existencia en la web. Debo confesar que al comienzo no sabía bien de que se trataba esto de publicar cosas en un blog, pero luego entendí que era una forma de expresión, un lugar en el cual desahogarme, confesarme, en fin... De a poco fue creciendo, y fui contactándome con gente impensada, lejana, que pensaba muy parecido a mí.
Por eso, quiero agradecer a todos uds. que me visitan, por sus comentarios y participaciones, y por hacer de mi espacio lo que es. Gracias!!

Related Posts with Thumbnails

Sumergida en la naturaleza...