" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."





viernes, 29 de agosto de 2008






El guerrero de la luz conoce el valor de la persistencia y del coraje.

Muchas veces, durante el combate, él recibe golpes que no esperaba. Y comprende que, durante la guerra, el enemigo vencerá algunas batallas. Cuando esto sucede, él llora sus penas y descansa para recuperar un poco las energías. Pero inmediatamente después vuelve a luchar por sus sueños.

Porque cuanto más tiempo permanezca alejado, mayores son las posibilidades de sentirse débil, miedoso, intimidado. Cuando un jinete cae del caballo y no vuelve a montarlo al minuto siguiente, jamás tendrá el valor de hacerlo nuevamente.










El guerrero de la luz sabe perder.

Él no trata a la derrota como algo indiferente, usando frases tales como “Bien, esto no era tan importante” o “A decir verdad, yo no quería realmente esto”. Acepta la derrota como una derrota, sin intentar transformarla en victoria.

Amarga el dolor de las heridas, la indiferencia de los amigos, la soledad de la pérdida. En estos momentos se dice a sí mismo: “Luché por algo y no lo conseguí. Perdí mi primera batalla”.

Esta frase le da nuevas fuerzas. Él sabe que nadie gana siempre, y sabe distinguir sus aciertos de sus errores.









Cuando se quiere algo, el Universo entero conspira en su favor. El guerrero de la luz lo sabe.

Por esta razón cuida mucho sus pensamientos. Escondidos bajo una serie de buenas intenciones existen sentimientos que nadie osa confesarse a sí mismo: venganza, autodestrucción, culpa o miedo de la victoria, la alegría macabra ante la tragedia de otros.

El Universo no juzga: conspira a favor de lo que deseamos. Por eso, el guerrero tiene el valor de mirar hasta las sombras de su alma y ver si no está pidiendo nada nocivo para sí mismo.

Y tiene siempre mucho cuidado de lo que piensa.









Un tropezón no es caída, caerse está permitido, levantarse es obligación. apuesto el doble a todo, y sigo sorteando lo que venga... AMOR FATI !!

4 comentarios:

Enredada dijo...

Los guerrero de la luz estan llenos de eso: LUZ, por eso aveces me parece tan difícil poder llegar a ser una guerrera.
Pero te juro que lo intento amiga...
mil besos

Lobo Estepario dijo...

Cintita, gracias por visitarme, me gusto que lo hicieras.

Te dejo mil besos.

M.L dijo...

Muy buen post Cin.
Lo que son las derrotas y su transgiversación en un aprendizaje .. en una semilla que aún puede dar frutos. Abrir nuevas ventanas, cuando alguna puerta se ha cerrado.
Beso grande.
M.L

LOBO INQUISIDOR dijo...

Muy bueno el recordarmelo.. la vida es un ciclo, de caidas y subidas.. y el pararse es una obligacion.. si quieres seguir viviendo plenamente! Nos leemos.

Related Posts with Thumbnails

Sumergida en la naturaleza...