" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."





jueves, 18 de septiembre de 2008



Procura sentirte bien cuando pienses que eres la última de las criaturas. No creas que está mal: deja que la Madre posea tu cuerpo y tu alma, entrégate a través del baile o del silencio, o de las cosas comunes de la vida, como llevar a tu hijo al colegio, preparar la cena, ver si la casa está ordenada. Todo es adoración, si tienes la mente concentrada en el momento presente.

No intentes convencer a nadie respecto de nada. Cuando no sepas, pregunta o investiga. Pero, a medida que actúes, tienes que ser como el río que fluye, silencioso, entregándose a una energía mayor. Tienes que creer,tienes que ser capaz.


Reprográmate cada minuto del día con pensamientos que te hagan crecer. Cuando estés enfadada, confusa, intenta reírte de tí misma. Ríete alto, ríete mucho de esa mujer que se preocupa, que se angustia porque cree que sus problemas son los más importantes del mundo. Ríete de esa situación patética, porque eres la manifestación de la Madre, y también tienes que creer que Dios es hombre, lleno de reglas. En el fondo, la mayoría de nuestros problemas se reducen a eso: seguir reglas.
Concéntrate.

Si no encuentras nada en que centrar tu interés, concéntrate en la respiración. Por ahí, por tu nariz, entra el río de luz de la Madre. Escucha los latidos de tu corazón, sigue los pensamientos que no eres capaz de controlar, controla las ganas de levantarte inmediatamente y hacer algo “útil”. Quédate sentada algunos minutos todos los días sin hacer nada, aprovecha lo máximo que puedas.

Cuando estés lavando platos, reza. Da las gracias por tener platos que lavar; eso significa que en ellos hubo comida, que alimentó a alguien, que cuidó de una o más personas con cariño; cocinaste, pusiste la mesa. Piensa cuántos millones de personas en este momento no tienen nada que lavar o a nadie a quien prepararle la mesa.

4 comentarios:

elvira carvalho dijo...

Que bonito texto Cintita. Fiquei emocionada.
Deixo um abraço e votos de bom fim de semana.

Sol dijo...

Qué hermoso... Mas allá de que no creo en un Dios, creo en todo lo que dices... Me parece que la vida de todos y de cada uno sería mucho más feliz si la viviéramos de esta manera...
Cariños!

Enredada dijo...

Realmente cierto.
Las pequeñas cosas de la vida por las que agradecer, por las que VIVIR, por las que tratar y tratar de estar bien...
siempre amiga me das ánimo y reflexión...
te quiero

cynthia dijo...

Feliz primavera..!! que esta estacion te llene de alegrias y esperanzas.. tocaya mia..
besos y cariños.

Related Posts with Thumbnails

Sumergida en la naturaleza...