" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."





miércoles, 25 de febrero de 2009

Non, Je ne regrette rien / No, no me arrepiento de nada.


Edith Piaf (1915-1963)





Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
C'est payé, balayé, oublié
Je me fous du passé

Avec mes souvenirs
J'ai allumé le feu
Mes chagrins, mes plaisirs
Je n'ai plus besoin d'eux
Balayés mes amours
Avec leurs trémolos
Balayés pour toujours
Je repars à zéro

Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Car ma vie
Car mes joies
Aujourd'hui
Ça commence avec toi...

*****

No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Ni el bien que me han hecho, ni el mal
Todo eso me da lo mismo
No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Está pagado, barrido, olvidado
Me da lo mismo el pasado

Con mis recuerdos
Yo prendí el fuego
Mis tristezas, mis placeres
Ya no tengo necesidad de ellos
Barridos mis amores
con sus trémolos
barridos para siempre
Vuevo a partir de cero

No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Ni el bien que me han hecho, ni el mal
Todo eso me da lo mismo
No, nada de nada
No, no me arrepiento de nada
Pues mi vida
mis alegrías
hoy
comienzan contigo...



Edith Piaf es pasión, canto desgarrado, emoción a flor de piel. Lo sabe cualquiera que se haya dejado contagiar por la vibración estremecedora de su voz y haya percibido el palpitante compromiso visceral que revela cada sonido salido de esa garganta única.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Yo sólo soy la que soy !!




Llevo unas cosas que nunca estudié
Y me las traje al nacer,
Como un tatuaje grabado en la piel
Como quien nace con sed,
Ah! Yo solo soy la que soy
Nada más, hablo con mi propia voz

Miro el espejo y lo vuelvo a mirar
Me consigo recordar,
Yo era una niña y rompiendo un cristal
He conseguido escapar,
Ah! Yo solo soy la que soy
Nada más, hablo con mi propia voz

Hay fantasmas tan dentro de mí
Que tratan de hacerme infeliz
Y me atan a veces los pies y las manos
Les miro y me miran y siguen ahí

Hay tantos sueños que nunca soñé
Dormidos bajo la piel
Tantas razones para agradecer
Haber nacido mujer,
Ah! Yo solo soy la que soy
Nada más, hablo con mi propia voz

Hay fantasmas tan dentro de mí
Que tratan de hacerme infeliz
Y me atan a veces los pies y las manos
Les miro y me dicen estamos aquí
Y me atan a veces los pies y las manos
y siguen ahí..


YO SÓLO SOY LA QUE SOY

domingo, 8 de febrero de 2009

Tango UNO


Hoy en una revista de un diario local, leí una columna muy interesante de Noemí Carrizo. En su columna esta profesora de letras, periodista y escritora preguntaba ¿ Se repite el primer amor? y empezaba recitando los versos de este tango "UNO". Concluía que, las personas quedamos encandiladas por ese primer amor, que idealizamos y que nos impide elegir, de una manera adulta y prudente, la persona conveniente para compartir la existencia. También habla que nadie consigue apartar de su mente un primer y apasionado amor, y tampoco está libre de sus consecuencias en las relaciones futuras.
A pesar de tanta erudición, el amor sólo tiene que ver con un simple intercambio de miradas en un momento inesperado. Un hecho para el cual no existe una explicación.




Uno
Tango
1943
Música: Mariano Mores
Letra: Enrique Santos Discepolo




Uno, busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha es cruel
y es mucha, pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina...
Uno va arrastrándose entre espinas
y en su afán de dar su amor,
sufre y se destroza hasta entender:
que uno se ha quedao sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no llega
a un amor que lo engañó...
¡Vacío ya de amar y de llorar
tanta traición!

Si yo tuviera el corazón...
(¡El corazón que di!...)
Si yo pudiera como ayer
querer sin presentir...
Es posible que a tus ojos
que me gritan tu cariño
los cerrara con mis besos...
Sin pensar que eran como esos
otros ojos, los perversos,
los que hundieron mi vivir.
Si yo tuviera el corazón...
(¡El mismo que perdí!...)
Si olvidara a la que ayer
lo destrozó y... pudiera amarte..
me abrazaría a tu ilusión
para llorar tu amor...

Pero, Dios, te trajo a mi destino
sin pensar que ya es muy tarde
y no sabré cómo quererte...
Déjame que llore
como aquel que sufre en vida
la tortura de llorar su propia muerte...
Pura como sos, habrías salvado
mi esperanza con tu amor...
Uno está tan solo en su dolor...
Uno está tan ciego en su penar....
Pero un frío cruel
que es peor que el odio
-punto muerto de las almas-
tumba horrenda de mi amor,
¡maldijo para siempre y me robó...
toda ilusión!…

jueves, 5 de febrero de 2009

Escucha lo que no te digo...



" No te dejes engañar por mí.

No permitas que te engañen mis apariencias.

Porque no son más que una máscara,

quizá mil máscaras que temo quitarme,

aunque ninguna me representa.

Doy la impresión de estar seguro,

de que todo va viento en popa,

tanto dentro como fuera,

de que soy la confianza personificada,

de que la calma es mi segunda naturaleza,

de que controlo la situación

y de que NO TENGO NECESIDAD DE NADIE.

Pero no me creas, te lo ruego.

Externamente puedo parecer tranquilo,

pero lo que ves es una máscara.

Por debajo, escondido, está mi verdadero yo

sumido en la confusión, el miedo y la soledad.

Pero lo escondo.

No quiero que nadie lo sepa.

Me aterra pensar que pueda saberse.

Por eso tengo constantemente necesidad

de crear una máscara que me oculte,

una imagen pretenciosa que me proteja

de la miradas sagaces.

Pero esas miradas son precisamente mi salvación,

y lo sé perfectamente,

con tal de que vayan acompañadas

de la aceptación y del amor.

Entonces, esas miradas, se convierten

en el instrumento que puede liberarme de mi mismo,

de los mecanismos de defensa

y las barreras que he levantado entorno a mí,

en el instrumento que puede mostrarme aquello

de lo que no consigo convencerme:

que realmente tengo un valor.

Pero esto no te lo digo,

no tengo coraje:

Me da miedo que tu mirada no venga acompañada

de la aceptación y del amor.

Quizá temo lo que puedas pensar,

que puedas cambiar de opinión sobre mí,

que te burles de mí

y que tu sonrisa me fulmine.

En el fondo, lo que temo es No valer nada,

y que tú te des cuenta y me rechaces.

Por eso sigo con mi juego

de pretensiones desesperadas,

con una apariencia externa de seguridad

y con un niño tembloroso por dentro.

Despliego mi desfile de máscaras

y dejo que mi vida se convierta en una ficción.

Te cuento todo lo que no importa nada,

y nada de lo que de verdad importa,

de lo que me consume por dentro.

Por eso, cuando reconozcas esta rutina,

no te dejes engañar por mis palabras:

escucha bien lo que No te digo,

lo que querría decir, lo que necesito decir,

pero no consigo decir.

No me agrada esconderme, te lo aseguro,

me encantaría ser espontáneo, sincero y genuino,

pero tendrás que ayudarme.

Por favor, tiéndeme tu mano,

aún cuando parezca que eso es lo último que deseo.

Tú puedes sacar a la luz mi vitalidad,

cada vez que te muestras amable, atento y diligente,

cada vez que tratas de comprenderme,

cada vez que me aceptas tal y a pesar de lo que soy.

Porque me quieres,

mi corazón palpita y renace.

Quiero que sepas lo importante que eres para mí

y el poder que tienes, si quieres,

de sacar a la luz la persona que yo soy.

Escúchame, te lo ruego.

Tú puedes derribar las barreras

tras las que me refugio,

tú puedes arrancar mi máscara,

tú puedes liberarme de mi prisión solitaria.

¡ No me ignores ¡ ¡ No pases de largo, por favor ¡

Ten paciencia conmigo.

A veces parece que, cuanto más te acercas,

tanto más me rebelo contra tu presencia.

Es irracional, pero es así:

combato aquello de lo que tengo necesidad.

¡ Así somos los humanos muchas veces ¡

Pero el amor, el amor de Dios que habita en ti,

es más fuerte que toda resistencia,

y ahí reside mi esperanza,

mi verdadera esperanza.

Ayúdame a derribar las barreras

con tus manos firmes,

pero a la vez delicadas,

pues dentro de mi habita un niño

y un niño es siempre muy frágil.

¿Te preguntas quién soy?

Soy alguien a quien conoces muy bien.

Soy cada persona con quien te encuentras.

Soy... Tú mismo ".


Autor desconocido

martes, 3 de febrero de 2009

la historia del Bahiano



Otra triste historia
como tantas que he escuchado
de un amor imposible
de un romance mal logrado.
Dicen que allá era otro día más
en la playa de Ipanema
se encontraba un doctor de puesto superior
con su hija Lorena.
Sentada en un bar esperando al papá
Lorena escuchaba un piano
el pianista sonrió y Lorena cayó
por aquel trigueñisimo Bahiano.
Poeta soñador, sin rumbo, sin cruzados
pero ella no se iría de su lado.
Aquel Bahiano de tierra y sol
le enseño lo que es el amor
aquel Bahiano fue más que el cielo,
fue más que un Dios.
La fuerza que los apoderó fue la que luego los traicionó
ahí todavía se oye en el aire
a la Lorena llorar de amor
por aquel Bahiano.
Por supuesto el padre puso el grito en el cielo
hija que dirán tu madre y los demás
ese miserable, no es de tu categoría
y no pega en nuestra rica sociedad.
Olvídate del Bahiano que yo jamás lo permitiré
y voy a llevarte lejos para que no lo vuelvas a ver.
Con su alma en pena
y sin consuelo estaba Lorena
cuando a la cima del Corcovado fue que llegó
no puedo vivir sin el amor de mi Bahiano
y así mismo abrió sus alas y voló.
Aquel Bahiano de tierra y sol
le enseñó lo que es el amor
aquel Bahiano fue más que el cielo,
fue más que un Dios
La fuerza que los apoderó fue la que luego los traicionó
ahí todavía se oye en el aire
a la Lorena llorar de amor
por aquel Bahiano.

Aquel Bahiano de tierra y sol
le enseñó lo que es el amor
aquel Bahiano fue más que el cielo,
fue más que un Dios
La fuerza que los apoderó fue la que luego los traicionó
ahí todavía se oye en el aire
a la Lorena llorar de amor
por aquel Bahiano...
Related Posts with Thumbnails

Sumergida en la naturaleza...