" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."





sábado, 28 de marzo de 2009

EL PESCADOR




El muelle está en silencio un viento suave mece el mar
el pescador prepara el cebo y tensa el hilo de pescar
clava los ojos en las olas y se entretiene en el vaivén
la piel naranja de la aurora se baña en el amanecer.

El muelle está en silencio y acariciado por la sal
el pescador repasa el tiempo y tensa el hilo de pensar
clava los ojos en las olas su mente cruje como un tren
la incontinencia de las horas lo saca del amanecer

nunca sabe lo que aguarda tras la azul inmensidad:

quizá una canción de amor
quizá una historia de piratas
quizá el recuerdo de un dolor
quizá la ilusión de Dios
quizá un sonido de campanas
quizá un recado una oración
quizá sea el lobo feroz
una escalera de palabras
la leve estría de un temblor
quizá sólo un resplandor
el llanto seco de la rabia
quizá sea un sueño de pasión

El muelle está en silencio y el sol se asoma desde el mar
el hombre mira su reflejo en la ensenada de cristal
clava los ojos en las olas y se dispone a recoger
lo que ha pescado en estas horas lo que ha aprendido y lo que es

nunca sabe lo que aguarda tras la azul inmensidad:


quizá una canción de amor
quizá una historia de piratas
quizá el recuerdo de un dolor
quizá la ilusión de Dios
quizá un sonido de campanas
quizá un recado una oración
quizá sea el lobo feroz
una escalera de palabras
la leve estría de un temblor
quizá sólo un resplandor .
el llanto seco de la rabia
quizá sea un sueño de pasión.
Alineación al centro

lunes, 23 de marzo de 2009

TODO ABOLUTAMENTE TODO,
DEPENDE...
¿DE QUÉ?



DE LA MIRADA CON LA QUE OBSERVEMOS,
DEPENDE SÍ, SIEMPRE DEPENDE
TODO ES RELATIVO,
CUALQUIER SIGNIFICADO QUE SE ATRIBUYA
DEPENDE DE UNO,
DEL SIGNIFICADO QUE YO QUIERA DARLE.
QUE EL BLANCO SEA BLANCO Y NO NEGRO,
QUE UNO MÁS UNO SEAN 2 Y NO 3,
QUE AUNQUE HOY ESTÉ NUBLADO
PUEDE SER EL DÍA MÁS BRILLANTE.

TODO DEPENDE...
¿DE QUÉ?
DE SEGÚN CÓMO SE MIRE...





Dedicado a mi tía Carmen y a mi tío Omar, que pese a haber perdido hace unos años a su hijo ( que hoy tendría un año más que yo), ellos siguen adelante, sacando lo mejor de su peor momento. Ejemplo de padres que han podido salir adelante, ejemplo de que se puede seguir, siempre... y que está en uno darse por vencido o luchar.


martes, 17 de marzo de 2009

SOY LA MUJER QUE PIENSA...


"Algún
día mis ojos
encenderán
luciérnagas"





Estoy viva
como fruta madura
dueña ya de inviernos y veranos,
abuela de los pájaros,
tejedora del viento navegante.

No se ha educado aún mi corazón
y, niña, tiemblo en los atardeceres,
me deslumbran el verde, las marimbas
y el ruido de la lluvia
hermanándose con mi húmedo vientre,
cuando todo es más suave y luminoso.

Crezco y no aprendo a crecer,
no me desilusiono,
ni me vuelvo mujer envuelta en velos,
descreída de todo, lamentando su suerte.
No. Con cada día, se me nacen los ojos del asombro,
de la tierra parida,
el canto de los pueblos,
los brazos del obrero construyendo,
la mujer vendedora con su ramo de hijos,
los chavalos alegres marchando hacia el colegio.

Si.
Es verdad que a ratos estoy triste
y salgo a los caminos,
suelta como mi pelo,
y lloro por las cosas más dulces y más tiernas
y atesoro recuerdos
brotando entre mis huesos
y soy una infinita espiral que se retuerce
entre lunas y soles,
avanzando en los días,
desenrollando el tiempo
con miedo o desparpajo,
desenvainando estrellas
para subir más alto, más arriba,
dándole caza al aire,
gozándome en el ser que me sustenta,
en la eterna marea de flujos y reflujos
que mueve el universo
y que impulsa los giros redondos de la tierra.

Soy la mujer que piensa.
Algún día
mis ojos
encenderán luciérnagas.

viernes, 13 de marzo de 2009

TIEMPO Y SILENCIO




Una casa en el cielo
Un jardín en el mar
Una alondra en tu pecho
Un volver a empezar

“Un deseo de estrellas
Un latir de gorrión
Una isla en tu cama
Una puesta de sol”

Tiempo y silencio
Gritos y cantos
Cielos y besos
Voz y quebranto

Nacer en tu risa
Crecer en tu llanto
Vivir en tu espalda
Morir en tus brazos

Tiempo y silencio
Gritos y cantos
Cielos y besos
Voz y quebranto

Una casa en el cielo
Un jardín en el mar
Una alondra en tu pecho
Un volver a empezar

“Un deseo de estrellas
Un latir de gorrión
Una isla en tu cama
Una puesta de sol”

Tiempo y silencio
Gritos y cantos
Cielos y besos
Voz y quebranto

Gritos y cantos
Cielos y besos

Voz y quebranto.



Muy buena colaboración entre la cantante de Cabo Verde Cesária Évora y el cantante y compositor canario Pedro Guerra. La canción aparece en la ultima película de Julio Medem, Caótica Ana.Las pinturas que aparecen en el vídeo son de la pintora aragonesa Pilar Bamba.

lunes, 9 de marzo de 2009

REGLAS DEL JUEGO PARA LOS HOMBRES QUE QUIERAN AMAR A MUJERES MUJERES


I

El hombre que me ame
deberá saber descorrer las cortinas de la piel,
encontrar la profundidad de mis ojos
y conocer lo que anida en mí,
la golondrina transparente de la ternura.

II

El hombre que me ame
no querrá poseerme como una mercancía,
ni exhibirme como un trofeo de caza,
sabrá estar a mi lado
con el mismo amor
conque yo estaré al lado suyo.

III

El amor del hombre que me ame
será fuerte como los árboles de ceibo,
protector y seguro como ellos,
limpio como una mañana de diciembre.

IV

El hombre que me ame
no dudará de mi sonrisa
ni temerá la abundancia de mi pelo,
respetará la tristeza, el silencio
y con caricias tocará mi vientre como guitarra
para que brote música y alegría
desde el fondo de mi cuerpo.

V

El hombre que me ame
podrá encontrar en mí
la hamaca donde descansar
el pesado fardo de sus preocupaciones,
la amiga con quien compartir sus íntimos secretos,
el lago donde flotar
sin miedo de que el ancla del compromiso
le impida volar cuando se le ocurra ser pájaro.

VI

El hombre que me ame
hará poesía con su vida,
construyendo cada día
con la mirada puesta en el futuro.

VII

Por sobre todas las cosas,
el hombre que me ame
deberá amar al pueblo
no como una abstracta palabra
sacada de la manga,
sino como algo real, concreto,
ante quien rendir homenaje con acciones
y dar la vida si es necesario.

VIII

El hombre que me ame
reconocerá mi rostro en la trinchera
rodilla en tierra me amará
mientras los dos disparamos juntos
contra el enemigo.

IX

El amor de mi hombre
no conocerá el miedo a la entrega,
ni temerá descubrirse ante la magia del enamoramiento
en una plaza llena de multitudes.
Podrá gritar -te quiero-
o hacer rótulos en lo alto de los edificios
proclamando su derecho a sentir
el más hermoso y humano de los sentimientos.

X

El amor de mi hombre
no le huirá a las cocinas,
ni a los pañales del hijo,
será como un viento fresco
llevándose entre nubes de sueño y de pasado,
las debilidades que, por siglos, nos mantuvieron separados
como seres de distinta estatura.

XI

El amor de mi hombre
no querrá rotularme y etiquetarme,
me dará aire, espacio,
alimento para crecer y ser mejor,
como una Revolución
que hace de cada día
el comienzo de una nueva victoria.



Gioconda Belli

domingo, 8 de marzo de 2009

Y Dios me hizo mujer...



Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.


Gioconda Belli


¡¡¡Felíz día de la Mujer!!!

miércoles, 4 de marzo de 2009

El curioso caso de Benjamin Button...

La historia comienza con una escena en un hospital de Nueva Orleans donde una mujer de avanzada edad llamada Daisy (Cate Blanchett) espera la muerte en compañía de su hija Caroline (Julia Ormond), a la vez que el huracán Katrina se acerca a la ciudad en agosto de 2005.Daisy narra a su hija la historia de un relojero invidente llamado Gateau, a quien se le comisionó la elaboración de un reloj que colgaría en la estación de trenes de Nueva Orleans. En el proceso de construcción del reloj, Gateau recibe la noticia de que su único hijo había fallecido en la Primera Guerra Mundial, y a pesar del fatídico suceso decide continuar trabajando en el reloj, pero intencionalmente lo diseña para que sus manillas giren en dirección contraria, con la esperanza de que éste traerá de vuelta a todos los que fallecieron en la guerra. Después de que se inaugurase e instalase el reloj en la estación, Gateau desaparece navegando en circunstancias misteriosas: algunas personas decían que había muerto de tristeza, y otras que había partido en un bote navegando por el océano.

Seguidamente, Daisy le pide a Carolina que lea en voz alta un voluminoso diario perteneciente a Benjamin Button (Brad Pitt), el cual contiene fotografías y postales. Carolina empieza a leer, y la historia se transfiere al punto de vista de Benjamin, exactamente al 11 de noviembre de 1918: «Nací en extrañas circunstancias». Así comienza Benjamín Button, la historia de un hombre que nace en sus ochenta y envejece al revés.

Justo el día en que la Gran Guerra termina, mientras la gente celebra el inicio de un nuevo periodo de paz, nace en Nueva Orleans un bebé con la apariencia y las limitaciones físicas de un hombre de 86 años, al cual se le pronostican pocas esperanzas de vida. La madre del niño muere después del parto, y su padre, Thomas Button, al ver el aspecto de su hijo, decide deshacerse de él intentando arrojarlo a un río, pero un policía lo impide. Finalmente su padre lo abandona en el porche de un asilo de ancianos donde es adoptado por una pareja de afroamericanos conformada por Queenie y Tizzy, los cuales están encargados de la administración de dicho asilo. Queenie que no puede concebir hijos, lo hace pasar como el hijo no-reconocido de una hermana y lo adopta, a pesar de la negativa de Tizzy. Su nueva madre lo bautiza con el nombre de Benjamin.

Con el transcurso del tiempo, bajo el amoroso cuidado de Queenie, Benjamin empieza a crecer en retroceso, más claro a rejuvenecer paulatinamente. En 1930, con la apariencia de casi 70 años de edad conoce a una dulce niña llamada Daisy, la cual frecuentemente visita a su abuela en el asilo, y nace entre ellos una amistad platónica. Los “niños” comparten su tiempo jugando, y escuchando la narración de un cuento por parte de la abuela de Daisy. Benjamin, a pesar de su aspecto casi inválido, consigue ir avanzando en un mundo donde la muerte constantemente acecha el asilo, y un buen día es llevado donde un predicador que hace sanaciones. El predicador lo hace levantarse de la silla de ruedas y caminar contra toda predicción y se adjudica el hecho como un milagro. No obstante, transcurren unos segundos del suceso extraordinario y el predicador sufre un infarto y fallece.

Benjamin con el tiempo deja las muletas y su proceso de rejuvenecimiento es imperceptible al principio, pero lentamente se vuelve más notorio. Encuentra trabajo en un remolcador viejo del puerto, el Chelsea y pese a su aspecto sorprende al capitán de nombre Mike (Jared Harris) por su laboriosidad y finalmente es aceptado como parte de la tripulación. Durante los momentos libres, Mike su patrón lo lleva a burdeles y bares, donde por primera vez yace con una mujer. Asimismo, en una noche conoce a Thomas Button, el cual le invita a tomar unas copas pero no le revela que es su verdadero padre. Posteriormente, deja el asilo para embarcarse en el Chelsea y promete a Daisy enviarle postales de todos los sitios en que esté. De esta manera recorre varios lugares de la costa oriental de Estados Unidos rejuveneciendo cada vez más.

El Chelsea llega hasta Rusia, y toda la tripulación se hospeda en un hotel de puerto, donde Benjamin conoce a una mujer británica llamada Elizabeth Abbott (Tilda Swinton) de la cual se enamora. Tras largas conversaciones nocturnas, y a pesar de que Elizabeth está casada con un espía del gobierno británico, inician un romance. En la mañana del 8 de diciembre de 1941, un día después del ataque a Pearl Harbor, Elizabeth de modo inesperado lo abandona y le deja una nota de agradecimiento que dice: Fue agradable haberte conocido.

Benjamin se ve envuelto en el inicio de la Segunda Guerra Mundial, y el capitán resuelve enlistar su bote en la Armada de los Estados Unidos junto a su tripulación. En dicho buque Benjamin realiza las mismas labores de siempre, pero su aspecto ha cambiado, ya es el de un hombre de 55 años y con mucha vitalidad. El Chelsea entra una noche en combate con un submarino alemán (U-Boot) que ha emergido cerca de unos mercantes incendiados y lo aborda, pereciendo Mike en dicha refriega, con ello el Chelsea se hunde y Benjamin es rescatado por un mercante. Un colibrí aparece en medio del mar, simbolizando el espíritu del capitán Mike, y haciendo referencia a una conversación que había tenido con él en el pasado sobre el milagro de los colibríes. Después de este suceso, Benjamin cambia su percepción de la muerte, con una visión opuesta al concepto de muerte natural que había forjado en su mente durante su vida en el asilo. Con el hundimiento del Chelsea, termina la época de mar de Benjamin para siempre.

En 1945, Benjamin regresa a Nueva Orleans con el aspecto de un hombre de 50 años, y visita a Queenie su madre adoptiva. Allí se encuentra con Daisy, su amiga de la niñez, quien es una eximia bailarina de danza y ella intenta iniciar un romance con él; pero Benjamin sutilmente la rechaza pues aún ella no tiene cabida en el mundo que él vive.

Thomas Button, el hombre mayor que había querido brindar amistad a Benjamin se revela finalmente como su padre, y le confiesa que está severamente enfermo y que al morir le dejaría todos sus bienes que son una antigua fábrica de botones y una gran casona donde hay retratos de su madre, lo cual así sucede en definitiva. Luego del fallecimiento de su padre, Benjamin visita a Daisy en Nueva York, lugar donde ella ha logrado convertirse en una exitosa bailarina. Cuando viaja a esta ciudad, acude a una de las presentaciones de Daisy, y se entera que se ha enamorado de un bailarín. Benjamin decide alejarse de Daisy ya que sus vidas habían tomado rumbos diferentes.

Posteriormente, Daisy sufre un accidente al ser atropellada por un coche en París, impidiendo para siempre su carrera como bailarina. Benjamin se entera a través de un telegrama enviado por una de sus amigas de danza, e inmediatamente viaja a París para asistirla en todo lo posible. Cuando Daisy lo ve, le comenta que se ve perfecto, refiriéndose a su apariencia juvenil, pero lo rechaza y le pide que se aleje de su vida.

Daisy, quien se ha repuesto del accidente, ya no puede bailar más, vuelve al asilo y se encuentra con Benjamin y finalmente el romance nace entre ellos; para entonces Benjamin tiene el aspecto de un hombre de 40 años.

Días de felicidad son los que vive Benjamin y Daisy en un dúplex; a pesar del fallecimiento de Queenie, su madre adoptiva. Pronto Daisy queda embarazada y nace una niña sana, Caroline. En esta parte de la historia, la hija que narra el racconto, se da cuenta de que Benjamin es su padre. Para cuando su hija nace, Benjamin ya tiene el aspecto de un hombre de 30 años mientras que Daisy envejece normalmente. Un día, Benjamin decide irse de la vida de Daisy pues argumenta que pronto deberá criarlo junto con su propia hija, como no hay contra en los argumentos de Daisy él así lo hace.

Pasa el tiempo y una noche Benjamin visita a Daisy y su hija, Daisy ha rehecho su vida con otro hombre un tanto mayor. El aspecto de Benjamin es el de un joven de 20 años y el de Daisy rayando la cincuentena.

Benjamin vuelve al asilo de ancianos donde había crecido y Daisy quien ya es viuda, lo asiste cuando Benjamin ya tiene aspecto de pre-adolescente que desemboca en el de un niño con Alzheimer, y finalmente en el de un bebé de brazos.

Benjamin muere a los 85 en los brazos de Daisy, alrededor del año 2003. Finalmente Daisy muere en el hospital. El reloj de la Estación que marchaba hacia atrás había sido desmontado y reemplazado por uno digital; aún funciona en una bodega cuando Nueva Orleans se inunda.









FRASES DE LA PELICULA



"La vida solo tiene sentido yendo hacia atrás, pero hay que vivirla hacia adelante".
"Prometo nunca más perderme y sentir pena por mi mismo".
"Ninguno de nosotros es perfecto para siempre".
"Quiero recordarnos tal cual estamos ahora".
"Quisiera evitar que te rompan el corazón".
"Nunca es demasiado tarde o pronto para ser quien queremos ser".
"No hay límite de tiempo, puedes empezar cuando quieras".
"Puedes cambiar o seguir siendo el mismo, no hay reglas para tal cosa".
"Podemos hacer o echar a perder todo".
"Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes".
"Algunas cosas, nunca las olvidas".
"Nunca sabes lo que te sucederá".
"La vida no se mide en minutos, se mide en momentos".
"Puedes estar furioso como un perro rabioso por como salieron las cosas. Puedes insultar, puedes maldecir al destino pero cuando se acerca el final debes resignarte".
"Estaba pensando que nada es para siempre, y lo triste que resulta".
"Nunca he dejado de amarte".
"¿Alguna vez te he contado que me ha caído un rayo?... 7 veces!"
"Las oportunidades marcan nuestra vida, incluso las que dejamos pasar...".
"Dios siempre me recuerda la suerte que tengo de seguir vivo".
"Amarte, hace que todo valga la pena ".
"Uno nunca sabe lo que le espera ".
"Disfrutare todos los momentos que tenga contigo".





" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."




Related Posts with Thumbnails

Sumergida en la naturaleza...