" Nunca es demasiado tarde, o temprano para ser quien quieras ser. No hay límite de tiempo, empieza cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte igual. Esto no tiene reglas.Sacarle lo mejor a tu peor momento. Ojalá le saques lo mejor. Ojalá puedas ver cosas que te detengan. Ojalá puedas sentir cosas que jamás sentiste. Ojalá conozcas personas con puntos de vista diferentes. Ojalá vivas una vida de la que te enorgullezcas. Y si no es así… Ojalá tengas la fuerza de empezar de cero."





lunes, 21 de junio de 2010

Cartas de amor de hombres ilustres...

"En una escena de la película Sexo en Nueva York, Carrie lee a Big fragmentos de cartas de amor, extraídos de un libro, Love letters of great men (Napoleón, Beethoven, Lord Byron...)Tras el estreno del filme, las librerías recibieron centenares de peticiones de este libro... que no existía.

Había varios títulos parecidos, pero la gente quería el libro citado en el film. Hasta que el editor, MacMillan, decidió hacer el libro y vincularlo a la película.

El fragmento y la versión del film decía:

"...Sólo puedo pensar en tí mi amor inmortal, sólo puedo vivir del todo contigo o de ningún modo.
Tranquila, mi vida, mi amor, sólo pensando en nuestra existencia conseguiremos nuestro objetivo que es vivir juntos.
Sigue oh amándome, nunca juzgues mal el corazón de tu fiel enamorado.


Siempre tuyo,
Siempre mía,
Siempres nuestros."



La carta la escribía L.V. Beethoven a Antonie Brentano, su “amada inmortal”.
i love you Pictures, Images and Photos
Tenía ella 10 años menos que él. A la muerte de su madre fue internada en el convento de ursulinas en Pessbuck donde fue educada con rigor. De regreso a Viena su padre acordó un matrimonio con Franz Brentano, un próspero comerciante quince años mayor que ella y al que conoció el día de su boda.

En mayo de 1810 acompañó a su prima Bettina Brentano a visitar al Beethooven. Su amistad surgió de inmediato y pronto Beethoven visitaba la casa de los Brentano con frecuencia. Beethoven le dedicó varias de sus obras a ella. Sobre las visitas del maestro ella escribió: “Se sentaba sobre el pianoforte en la recámara, sin decir palabra, e improvisaba, después de que con su música había acabado de decirlo todo y confortarle, se marchaba como había venido sin prestar atención sobre ninguna persona”. No se sabe aún qué fue lo que sucedió con esta carta puesto que el escrito apareció entre los documentos de Beethoven después de muerto ¿la envió?. Eso es un misterio.



La carta completa:



“6 de julio por la mañana.

«Mi ángel, mi todo, mi ser mismo. Hoy sólo unas palabras y escribo con lápiz [el tuyo].

Sólo mañana determinaré definitivamente mi alojamiento, qué inútil pérdida de tiempo. Por qué este dolor tan profundo cuando se impone la necesidad, acaso nuestro amor puede perdurar como no sea a través del sacrificio, de modo que cada uno no lo exija del otro; acaso puedes modificar el hecho de que no eres totalmente mía, y yo no soy totalmente tuyo.

¡Oh, Dios mío, contempla las bellezas de la naturaleza y reconforta tu corazón con lo que debe ser! El amor lo exige todo y es muy justo que así sea, esa es mi actitud hacia ti y la tuya hacia mi. Pero tú olvidas muy fácilmente que debo vivir para mí y para ti; si estuviéramos totalmente unidos sentirías el dolor tan poco como yo.

Mi viaje fue terrible; llegué aquí a las cuatro de la mañana de ayer. Como no tenía caballos, el cocero eligió otra ruta, pero qué espantosa; en la penúltima posta me advirtieron que no viajase de noche. Intentaron atemorizarme con la perspectiva del bosque, pero eso acentuó todavía más mi ansiedad, y me equivoqué.

Y en efecto, la diligencia se atascó en el maldito camino, un camino que era un océano de lodo. Si no hubiese contado con estos postillones no habría podido salir de ahí. Esterházy, que viajaba por el camino normal, corrió la misma suerte que yo, pese que tenía ocho caballos en lugar de cuatro.

De todos modos, el episodio me agradó un tanto, como es siempre el caso cuando supero con éxito las dificultades. Y ahora pasemos rápidamente de las cosas exteriores a las interiores.

Seguramente nos veremos pronto; más aún, hoy no puedo compartir contigo los pensamientos que tuve los últimos días en relación con mi propia vida. Si nuestros corazones estuviesen siempre unidos, no concebiría tales pensamientos. Mi corazón desborda con tantas cosas que necesito decirte.



¡Ah! Hay momentos en que siento que el lenguaje de nada sirve. Anímate, continúa siendo mi auténtico y único tesoro, mi todo, como yo lo soy tuyo. Los dioses deben deparamos lo que merecemos.

Tu fiel Ludwig



Lunes 6 de julio, por la noche.

Estás sufriendo, mi amadísima criatura —sólo ahora supe que es necesario despachar las cartas muy temprano la mañana de los lunes y los jueves, los únicos días que la diligencia del correo sale de aquí para K.—

Estás sufriendo. ¡Ah, dondequiera estoy estás conmigo! Arreglaré contigo y conmigo que yo pueda vivir a tu lado. ¡ ¡ ¡Qué vida! !!! ¡ ¡ ¡Así!!! Sin ti, perseguido por la bondad de la humanidad aquí y allá, algo que tan poco deseo merecer como merezco.

La humildad del hombre hacia el hombre me agobia y cuando considero mi propia persona en relación con el universo, lo que soy y lo que es El, el mismo al que llamamos el más grande, y todavía, aquí está lo divino del hombre, lloro cuando pienso que probablemente no recibirás hasta el sábado la primera noticia de mí.

Tanto como me amas te amo. Buenas noches. Como estoy tomando los baños debo ir a acostarme. ¡Oh, Dios mío! ¡Tan cerca! ¡Tan lejos! ¿Acaso nuestro amor no es de veras una estructura celestial, y también tan firme como la bóveda del cielo?



Buenos días, el 7 de julio.

Aunque aún estoy acostado, mis pensamientos van hacia ti mi Amada inmortal, a veces alegres y otras esperando saber si el destino nos oirá o no. Puedo vivir totalmente solo contigo, o no viviré. Sí, estoy decidido a vagar tanto tiempo lejos de ti hasta que pueda volar a tus brazos y decir que me siento realmente sereno contigo. Sí, infortunadamente así ha de ser.

Tú debes dominarte tanto más cuanto que conoces la fidelidad que te profeso. Nadie puede poseer jamás mi corazón, nunca, nunca. ¡Oh, Dios mío, por qué uno tiene que separarse del ser Y sin embargo, mi vida en Viena es ahora muy desgraciada.



Tu amor me convierte en el más feliz al mismo tiempo el más desgraciado de los hoy – A mi edad necesito una vida serena y tranquila. ¿Puede aspirarse a eso en nuestra relación? Ángel mío, acaban de decirme que la diligencia correo todos los días, por lo tanto, debo concluir aquí mismo, porque así podrás recibir inmediatamente carta. Serénate, sólo mediante la tranquila consideración de nuestra existencia podremos nuestro propósito de vivir unidos.

Ten calma, ámame, hoy, ayer, qué doloroso anhelo de ti, de ti, mi vida, mi todo. Adiós. ¡Oh, continúa amándome, nunca juzgues mal el más fiel corazón de tu amado".



Siempre tuyo

Siempre mía

Siempre nuestros.-



L.

1 comentario:

((Cioran el pirata)) dijo...

como cuesta en tiempos modernos creer que alguien pueda llegar a sentir tal devoción, parecen amor de otros tiempos.

Saludos!!!

Related Posts with Thumbnails

Sumergida en la naturaleza...